Restaurante Girol

Es un sitio encantador, cuidadísimo, hasta el mínimo detalle. Todo está reluciente y preparado antes incluso de que lo pienses. Sé que empezaron hace pocos años, como un negocio familiar, pero los cocineros (jóvenes por cierto) llevaban años de experiencia, aprendiendo en las cocinas más prestigiosas. Al final, tanto trabajo tenía que dar resultado y ese resultado es el que nos llega a la mesa. Platos completamente creativos, con productos de mercado, fresquísimos y con una excelente presentación.

Al paladar no le queda más remedio que caer rendido, porque los sabores se funden y las texturas sorprenden.

Quizá el precio sea elevado. Lástima que todo el mundo no pueda permitirse el lujo de catar un trocito de cielo, debería ser de obligado cumplimiento lo de permitir que todos pudiésemos disfrutar, al menos una vez en la vida, de esta maravilla.

Gazpachuelo con vieiras, Presa ibérica con mojo, Salmonete con migas, Boletus estofado con patatas y huevo, Ensalada de Brotes con pétalos de flores, Natillas de chocolate y canela, Torrijas de Leche con hierbas... ¿Experimentos, sabiduría, magia? Platos al fin y al cabo con ingredientes que encontramos en cualquier mercado, pero tan bien tratados y tan mimados que se convierten en obras de arte.

Por suerte tienen un menú degustación, por un poco menos de 50€.

ESCRIBE TU OPINIÓN

HAY 2 OPINIONES
Raquel
Raquel

4 de julio de 2012 a las 02:04

La atención, el ambiente cuidadísimos detalles y cómo no, la comida un placer al paladar, fantástico. Merece la pena.

Default Avatar
Mari Carmen

19 de abril de 2012 a las 18:02

Un restaurante perfecto para ir con la familia. La comida es casera y hay mucha variedad en carta.