Restaurante Grana y Oro

No tienen una carta muy extensa, pero sí lo suficientemente sugerente como para pillarte y hacer que vuelvas más de una vez, sobre todo porque vale la pena probar cada una de las cosas que presentan. Al menos yo no he tenido ningún disgusto y todo me ha parecido muy rico.

Es un lugar para unas 40 personas y posee dos zonas diferentes, una para tapear y tomar unas cervezas y otra para sentarte tranquilamente y comer con más entidad.

Es un sitio joven y con cierto toque divertido y bohemio, con una exposición permanente de cuadros en sus paredes de un color suave y cálido.

Han decidido por apostar por la cocina mediterránea y de mercado, con clara tendencia a los productos malagueños.

A mi me gusta especialmente las croquetas de setas y el strogonoff, que aunque no es muy auténtico si acaba teniendo un sabor agradable y original. Las creppes de marisco y la lasaña de verdura también será una elección muy sabrosa y acertada.

ESCRIBE TU OPINIÓN