Restaurante Pedro Romero

Llevan en la bellísima ciudad de Ronda, desde 1971 y por sus mesas han pasado políticos, poetas, artistas, deportistas... Y es que cuentan con todos los premios habidos y por haber. No es para menos, porque se han labrado una fama merecida, a fuerza de reinventar la cocina rondeña y las raíces tradicionales de sus ollas.

El restaurante hace honor a su nombre y han ido recopilando documentación, carteles y objetos hasta formar un "santuario" para los aficionados al toreo; y es que sus paredes se han convertido en un museo que recorre la historia de la fiesta taurina, desde sus orígenes y hasta nuestros tiempos.

Pero vamos a la comida, que eso es lo que cuenta.

Uno no puede dejar de probar las migas serranas o la perdiz con alubias, si lo quiere es conocer la cocina de Ronda. Ahora bien, si lo que queremos es cumplir con los cánones: Rabo de Toro. Son auténticos especialistas y el plato estrella de la casa.

El Crujiente de chorizo y morcilla y el foie de pato en salsa de uva, son simplemente un capricho que uno debe darse. Como también debe serlo un postre, que está dentro de las especialidades de la carta y que yo recomiendo de manera muy especial: La tarta de quesos y frutos rojos.

Ah y no pierdan de vista su carta de vinos.

ESCRIBE TU OPINIÓN